A 93 años del asesinato de Sacco y Vanzetti.

Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti fueron dos anarquistas, migrantes italianos en Estados Unidos, que fueron condenados a muerte en 1921, tras haber sido falsamente acusados de robo a mano armada y del asesinato de dos guardias de seguridad. El juicio, dirigido por jueces y policías amigos, duró siete semanas, y todas las pruebas y testificaciones apuntaban a que los dos obreros eran inocentes y ninguno se encontraba en el lugar del crimen cuando sucedió. Sin embargo, fueron igualmente condenados a muerte.

Continue reading

¡Acepta!

No rechaces trabajos precarios. Acepta, e inmediatamente después ven a la CNT AIT. Se van a arrepentir de haber intentado explotarte.

Rechazar trabajos que no cumplen las condiciones, cuando en hostelería por ejemplo son la inmensa mayoría, no va a cambiar el contexto laboral. Tampoco dimitir al sentirte abusada e impotente o poniendo una denuncia a posteriori. Hay demasiadas personas a las que el sistema capitalista mantiene en la miseria, que aceptarán lo que tú rechaces por no poder permitirse elegir. La realidad es que tarde o temprano tú tampoco podrás, porque es a lo que nos conduce el conformismo y el falso sentimiento de indefensión en el que nos quieren sumidas. A recoger sus migajas mientras ganan a nuestras espuertas a costa de nuestro sudor, tiempo y sufrimiento, haciéndonos sentir mal ante el más mínimo amago o gesto de protesta como si les debiéramos lo más mínimo cuando es al contrario.

Acepta y elige la autodefensa obrera. Porque agreden nuestra dignidad robándonos nuestros derechos con la falsa impunidad que creen tener. No estás sola. En manos de las trabajadoras y contra toda agresión la única herramienta útil es el anarcosindicalismo, con el que nos formamos y apoyamos, rompiendo con la mentalidad individualista y construyendo en colectivo. Porque esa es la única forma de vencer al patrón. Quédate y enfréntate junto a nosotras. Nos da igual si la empresa es grande o pequeña. Si el empresario tiene influencias o proyecta buena imagen. Si explota a cualquier trabajador o trabajadora, nos tendrá de frente.

Los sindicatos son lo que la clase trabajadora hacemos de ellos. La pasividad, el entreguismo, la dependencia gubernamental y las elecciones sindicales que permiten que la patronal haga y deshaga a su antojo son el santo y seña de los inútiles sindicatos amarillistas. Sin embargo, hay una alternativa.

Somos conscientes de que solo de forma autónoma, sin subvenciones ni intervenciones de ningún tipo, con combatividad y horizontalmente podemos luchar por nuestros derechos y libertades, pero para eso es necesaria nuestra participación, sacudirnos el conformismo y la pasividad y evitar delegar en personas que no hacen nada y cobran un sueldo a sabiendas de que si realmente cumplieran con sus atribuciones acabarían resultando innecesarias. Las liberadas solo perpetúan nuestra explotación y no podemos confiar en ellas.

Nuestro modelo sindical no necesita procesos electorales en las empresas, de hecho, solo podemos conseguir mejoras reales sin elecciones porque si nadie trabaja por ti nadie puede decidir por ti. Los comités son de la empresa y solo se preocupan por sus beneficios, no nos representan y no van a velar jamás por nuestros intereses y problemas. Nosotras utilizamos las secciones sindicales ya que son el único método eficaz para organizar y reivindicar nuestros derechos. Las secciones tienen sus derechos legales inviolables y fomentan la implicación de las trabajadoras en la toma de decisiones.

Toda empresa explota por definición pero no podemos enfrentarnos a dicha explotación de forma individual. Solo el apoyo mutuo entre todas puede hacerle frente a los empresarios. Las trabajadoras tenemos a nuestra disposición el arma más poderosa: la capacidad de parar la producción. Porque por mucho que nos intenten hacer creer lo contrario somos nosotras las que creamos riqueza y no pueden hacer nada sin nosotras.

Es mediante la acción directa: la huelga, el boicot y el sabotaje que podemos hacer daño y que nos escuchen los empresarios sin escrúpulos. De otra forma jamás podremos luchar de forma efectiva contra los abusos sistemáticos que se ceban en nuestra clase: la que siempre paga sus pérdidas pero nunca disfruta de los beneficios.

Han degradado y manipulado con campañas mediáticas nuestras herramientas de lucha para hacernos sumisas y quitarnos nuestra voz mientras nos recortaban y hundían en la miseria pero eso se acabó porque no vamos a dejar pasar ni una más. Mientras existamos como sindicato siempre alzaremos la voz y pelearemos con todas nuestras fuerzas contra la injusticia social en la que vivimos.

La CNT-AIT es el único sindicato realmente independiente de directrices políticas y que no negocia con intermediarios sino directamente con los empresarios. Las decisiones las tomamos las obreras afiliadas en asamblea sin injerencias de comités ni financiaciones del Estado o la patronal. No buscamos privilegios ni tenemos jerarquías y por eso al estar entre iguales no es posible que nos corrompamos por el poder o el dinero.

Es el momento de que las trabajadoras levantemos cabeza como compañeras y no como rivales, que es lo único que busca el competitivo sistema capitalista y clasista en el que vivimos. Por el resurgir de nuestra dignidad y por solidaridad obrera, si tu jefe está abusando de ti o te han despedido, lucharemos contigo hasta el final.

No lo dudes. Afíliate a la CNT-AIT.

SOLIDARIDAD CON ELEAZAR BENJAMÍN BLANDÓN HERRERA Y SU FAMILIA

SOLIDARIDAD ELEAZAR

La familia de Eleazar Benjamín Blandón Herrera, el trabajador fallecido el pasado sábado por un golpe de calor mientras recogía sandía en tierras del Esparragal (Lorca), todavía no ha conseguido reunir el dinero necesario para poder repatriar su cuerpo. La cuenta para aportar donativo es esta:

ES97 0081 5455 8800 0252 0461.

Ha sido verificada por Cieza Núcleo Confederal CNT-AIT, por contacto directo con Ana Patricia Blandón, hermana de Eleazar.

Eleazar vino a España desde Nicaragua, huyendo de la persecución del gobierno de Daniel Ortega, uno de los regímenes que en Latinoamérica encarnan la traición socialista autoritaria. Vino desde la miseria, y hacia la miseria. Una miseria atroz, desde el momento en que en España no consiguió el asilo político solicitado por él, y desde hace unas semanas, desde que fue empleado por una ETT, sin papeles y sin contrato, con jornadas de 11 horas en el campo a temperaturas de más de 40 grados y sin agua, condiciones que, finalmente, le provocaron la muerte. Su intención era volver a su país, pero no llegó a tiempo de poder pagarse los 150 euros de la prueba PCR del coronavirus que el gobierno nicaragüense exige y que mantiene retenidos en la frontera y a cientos de inmigrantes retornados. Solo hace tres años que su padre murió en EEUU por golpe de calor trabajando en la construcción. Ahora ha sido él el que ha pagado con su vida el intento de sostener a su familia, esposa y cinco niños que han quedado en la orfandad.

El empleador, un empresario interpuesto que lo abandonó en la puerta del centro médico antes de morir, ha salido en libertad sin fianza. Ni los propietarios de tierras ni las empresas agrícolas de la región, entre ellas Alimer, el gigante cooperativa con sede en Lorca que comercializa gran parte de la producción hortofrutícola de esta y otras zonas de la región hacia países europeos, Turquía, Rusia, China… No van a pagar por esto. Las autoridades políticas serán sus cómplices.

ESTO ES UN LLAMAMIENTO:

A todxs lxs compañerxs del movimiento libertario, nacional e internacional, que apoyen dando difusión, haciendo donativo, y de las formas que estén a su alcance.

A los sindicatos de la CNT-AIT. Para redoblar esfuerzos en campañas de afiliación en el campo y para estar mañana sábado en las ciudades en que tengan lugar las marchas de “nicas” por Eleazar: Madrid, Sevilla, Tarragona… Para apoyar y transmitir la necesidad de unión en una organización sindical como la nuestra, horizontal y revolucionaria.

¡JUSTICIA PARA ELEAZAR! ¡POR LA UNIÓN OBRERA LIBERTARIA!

Vía Cieza Libertaria:

https://ciezalibertaria.wordpress.com/

https://www.facebook.com/Cieza-Libertaria-219998811525874/

No fue un accidente. No lo mató el calor. Fue un asesinato de la patronal.

Son varias las noticias que nos llegan cada verano sobre trabajadorxs muertxs por golpes de calor en la Región de Murcia. La mayor parte de los casos suceden en el sector del campo y en el de la construcción. El año pasado, por ejemplo, un hombre de unos cuarenta y pico años murió mientras trabajaba en obras de mantenimiento de una autovía a más de cuarenta grados en las horas en las que el calor azota con más fuerza, y también otro chico murió por golpe de calor, realizando trabajos de jornalero con su padre en el campo. Este año el verano murciano y el capital se roban la vida de un jornalero que sufrió un golpe de calor y al que una furgoneta de su empresa dejó tirado, ya moribundo y cuando nada se podía hacer, en las puertas de un centro de salud de Lorca, dándose la fuga.

Un golpe de calor no es un accidente fortuito, que pasa en un instante. Morir por un golpe de calor es una lenta agonía, fácilmente evitable. Un golpe de calor te puede dar en cuestión de unos días o unas horas expuesto a calor extremo, y más si estás realizando algún trabajo físico. Primero te empieza a doler muchísimo la cabeza, te vas sintiendo cada vez más febril. Notas como si la parte interna de tus ojos estuviera ardiendo y tu cerebro hubiera comenzado a licuarse. Estás agotado y sientes náuseas, tu respiración se vuelve insuficiente. En este momento tu cuerpo deja de sudar, comienzas a tener visión borrosa o a ver doble y sientes mareos. En este punto, la que escribe este texto, llegó al centro de salud hace unos años cuando sufrió un golpe de calor, con una temperatura corporal de 43ºC.

Conocemos de primera mano lo que es un golpe de calor y por eso NOS NEGAMOS A LLAMARLO UN MERO ACCIDENTE. Ha sido un asesinato.

Habréis podido ver que no hemos dicho nada sobre el hecho de que lo abandonarán frente al centro de salud cuando ya era demasiado tarde para salvarlo. No logramos encontrar las palabras que describan la rabia que sentimos cuando vemos un acto tan miserable, ruin y rastrero por parte de un empresario. Para el capitalismo y para la patronal, la vida de un trabajador vale menos que las sandías que recoge en el campo.

NO PODEMOS PERMITIR QUE ESTE ASESINATO QUEDE IMPUNE.

Contra la violencia del Estado capitalista, racista y patriarcal, el único camino es la lucha auto-organizada y horizontal de la clase trabajadora, bajo los principios del apoyo mutuo y la acción directa.

JUSTICIA PARA ELEAZAR BENJAMÍN BLANDÓN HERRERA.

[Fanzine] Abolish restaurants! ¡Abajo los restaurantes!

Difundimos en pdf el fanzine «Abolish Restaurants: A Worker’s Critique of the Food Service Industry». Además de su versión original en inglés, compartimos la versión en castellano traducida por la Editorial Klinamen: «Abajo los restaurantes: Una crítica obrera del sector de la hostelería».

Este fanzine, creado por trabajadorxs del sector de la hostelería, supone un análisis del sector de la hostelería como una pieza más de la maquinaria capitalista, y una llamada al la conciencia de clase para  lxs trabajadorxs de este sector.

A través de una serie de divertidas viñetas y de la experiencia personal de quienes lo escribieron, este fanzine supone, además, una guía para resistir los abusos sufridos por lxs trabajadorxs en este sector.

ÍNDICE

 

7 ….. PREFACIO
¿CÓMO SE ESTABLECE UN RESTAURANTE?
11 ….. ¿QUÉ ES UN RESTAURANTE?
15 ….. EL PROCESO DE PRODUCCIÓN
21 … LA DIVISIÓN DEL TRABAJO Y EL USO DE MÁQUINAS
27 … INTENSIDAD Y ESTRÉS
29 … LAS PROPINAS
31 … LOS CLIENTES
35 … COERCIÓN Y COMPETENCIA
¿CÓMO SE DESMONTA UN RESTAURANTE?
41 … ¿QUÉ QUIEREN LOS OBREROS?
45 … GRUPOS DE TRABAJO
49 … LOS OBREROS, LA ADMINISTRACIÓN, Y LA GESTIÓN OBRERA
53 … LOS SINDICATOS
57 … UN MUNDO SIN RESTAURANTES
* * *
ENLACE DE DESCARGA DEL FANZINE EN SUS DOS VERSIONES:
https://drive.google.com/drive/folders/1p_NB5JHB8-C2tEqJrJTUVP47ZrxbLOu_?usp=sharing

 

¡ALTAMENTE RECOMENDADO!

 

¡Abajo los restaurantes!

¡Abajo el capitalismo, el patriarcado y el Estado!

Ni todo lo verde es campo, ni todo lo rojinegro anarcosindicalismo

El texto que presentamos a continuación ha sido extraído del blog del Sindicato de Oficios Varios de Santiago de Chile, donde fue publicado el 5 de diciembre de 2016. Lo difundimos porque creemos que esclarece muchas cuestiones, conceptos e ideas acerca del anarcosindicalismo en la actualidad.

Aquí su blog:
https://sovsantiago.wordpress.com/2016/12/05/que-no-te-enganen-no-todo-lo-verde-es-campo-ni-todo-lo-rojinegro-anarcosindicalismo/

* * *

Ante la gran confusión que hay en estos momentos en Chile sobre el anarquismo o anarcosindicalismo, y en su aplicación en organizaciones y sindicatos, encontrando partidos políticos que se consideran libertarios, organizaciones que hacen distinción entre anarquista y libertario, plataformas políticas jerarquicas que dicen hacer comunismo libertario, sindicatos que únicamente luchan por mejoras laborales y dicen hacer sindicalismo revolucionario, o que dicen hacer anarcosindicalismo estando coartados por la normativa de la legislación estatal.

Considerando que esa confusión hace un gran daño a las ideas, anarquistas y anarcosindicalistas, haciendo confundir su entendimiento en la opinión pública, pudiendo tener como consecuencia, en un futuro, la sustitución de las ideas originales. Lo cual, debemos impedir que pase.

En el Sindicato de Oficios Varios de Santiago (SOV) sentimos la necesidad de explicar el significado de estas palabras, para poder conservar las ideas, desenmascarando a los impostores.

La palabra anarquía proviene del griego y significa sin gobierno. La ausencia de gobierno, no significa caos, ni desorden. Pues el caos o el desorden son consecuencias de la autoridad o del mal gobierno. Anarquía es sinónimo de orden y organización sin autoridad.

Libertario, es la persona partidaria del anarquismo. Esto es, partidario de la abolición del Estado u otras formas de gobierno. En ningún caso puede considerarse anarquista o libertario quien lucha por alcanzar el poder del Estado, pues al contrario el libertario lucha por su destrucción.

Sindicalismo revolucionario, teniendo en cuenta el adjetivo revolucionario, debe ser un sindicalismo que implique un cambio o transformación política, en la actualidad, la política es dirigida por los diferentes estados. Revolucionario es acabar con el estado, la autoridad y dirigirnos por nosotros mismos. Entiéndase que un sindicato que lo único que quiere cambiar son algunas leyes laborales, no es un sindicato revolucionario.

Anarcosindicalimo es un medio de organización y un método de lucha de los trabajadores, que tiene sus raíces en los postulados de la Primera Internacional y en los del sindicalismo revolucionario. Se inspira en fuentes esencialmente federalistas y anarquistas y, con neta actuación revolucionaria y clara orientación libertaria en la práctica, tiende constantemente a conquistar las máximas mejoras, en todos sentidos, para la clase obrera, con miras a su integral emancipación, la supresión de todo género de explotación y de opresión del ser humano por su semejante o por una institución cualquiera, y al mismo tiempo lucha por la abolición de todo capitalismo y de toda forma de Estado. Opuesto irreductiblemente a los sistemas sociales y políticos actualmente imperantes, propugna por la transformación radical de las sociedades y regímenes en ellos asentados y por la instauración de un medio social de convivencia humana basado en los principios del comunismo libertario.

El comunismo libertario o anarcocomunismo es una tendencia económica dentro del anarquismo. Promueve la asociación voluntaria, igualitaria y solidaria sin Estado, a través de la propiedad comunitaria y administración de los bienes y servicios. Estos serían distribuidos a cada persona por medio de una economía gestionada por la comunidad, es decir, el comunismo entendido como comunidad de bienes. De cada uno según sus capacidades y cada cual según sus necesidades.

El comunismo libertario surge de la asociación de trabajadores de forma federal y en oposición al centralismo democrático o marxismo. Como pueden darse cuenta, una plataforma política con dirigentes, no puede considerarse nunca anarquista ni comunista libertaria, por muy rojinegro que sea el logotipo de su nombre. Pero vamos a proceder a explicar cómo se organiza el anarcosindicalismo o el comunismo libertario para entender la diferencia con las demás formas de organización.

El anarcosindicalismo, es sindicalismo con base de organización anarquista. Esto quiere decir que el anarcosindicalismo se organiza siguiendo los principales principios del anarquismo, los cuales son:

  • El Asamblearismo: No existen dirigentes sindicales. No hay ningún intermediario entre los trabajadores y los patrones. Nadie decide en nombre de nadie. Es la asamblea de afiliados el único órgano de decisión, en esta se decide absolutamente todo lo que el sindicato hace.

  • El Federalismo: Cada sindicato tiene absoluta autonomía sin que ningún otro grupo coarte su libertad en sus acciones, pero para aumentar su fuerza se asocia con otros sindicatos u organizaciones asamblearias y sin dirigentes. En las asociaciones de grupos nadie está por encima de nadie, y se decide en asambleas de federación donde se llevan las opiniones de las asambleas de cada grupo.

  • La Autogestión: Quienes deben decidir sobre los problemas que les atañen, son los afectados por esos problemas. Si nadie trabaja por ti, nadie debe decidir por ti. Por el mismo motivo, para poder mantener la independencia absoluta, no se aceptan las condiciones que la legislación pueda poder sobre como se debe de formar un sindicato, pues al hacerlo exigen cumplir requisitos que impiden hacer un sindicalismo que realmente apoye a los trabajadores.

  • La Acción Directa: Las denuncias judiciales son procesos lentos que no siempre dan la razón a quien la tiene. Es por eso que además de las acciones legales, los anarcosindicalistas utilizan la acción directa. Estas son acciones que se realizan directamente entre quien tiene el problema, de los trabajadores a las empresas. La acción directa no tiene por qué ser violenta, pero tiene que ser sin dirigentes u otros intermediarios que impidan la relación directa.

  • La Solidaridad: Nadie cobra ningún dinero ni tiene horas libres en su trabajo para realizar funciones sindicales. Las tares que hay que realizar en el sindicato se hacen por solidaridad con las demás personas.

  • El Apoyo Mutuo: Cuando los afiliados o trabajadores de una empresa tienen un problema o quieren luchar por mejorar sus condiciones de trabajo, no están solos. Los anarcosindicalistas se ayudan todos a todos, incluso a nivel internacional, para luchar por todo aquello que sea justo.

Estos principios, seguramente te cuenten que los cumplen todos los sindicatos, pero no te dejes engañar, ningún sindicato coacionado por la legislación estatal los cumple. No debes de fiarte tampoco si te dicen que son revolucionarios o anarcosindicalistas, pues no todo lo verde es campo, ni todo lo rojinegro anarcosindicalismo.

A continuación te damos algunos parámetros, para que sepas detectar a los impostores.

  • Falso asamblearismo: Hacen asambleas, pero los dirigentes hacen lo que se dice en las asambleas como ellos quieren. En algunos de los casos, cuando los dirigentes consideran que no se puede hacer lo que ha planteado la asamblea, incluso modifican acuerdos.

Las opiniones de los trabajadores no tienen el mismo peso en las asambleas y muchos ni siquiera asisten porque se sienten engañados.

  • Privilegios de Intermediarios y traición de dirigentes: Los dirigentes sindicales están en una situación de privilegio con respecto a los demás trabajadores. No luchan por sus compañeros, sino por mantener su cargo y beneficios. Median entre los empresarios y los trabajadores, y tienen que tener contentos a ambos.

Cuando legalizan los sindicatos la ley les obliga a tener dirigentes, los cuales tienen horas o días libres en su trabajo para realizar funciones sindicales y la ley obliga a que les paguen ese tiempo como trabajado.

Hay que tener en cuenta que siempre es más agradable estar realizando funciones sindicales que estar haciendo el trabajo que hacen sus compañeros.

Otro privilegio legal es garantizar su puesto de trabajo y no poder ser despedidos.

Además de todo esto, se pueden vender. Puede que no lo hagan ahora, pero lo harán cuando el sindicato llegue a tener una verdadera fuerza.

  • Falsa solidaridad y ayuda mutua: Los sindicatos utilizan estas bonitas palabras para que no se noten sus verdaderos intereses egoístas. Pero cuando las personas que realizan tareas dentro de un sindicato, reciben dinero por ello, o se les permite hacerlas durante sus horas de trabajo, no hay solidaridad, ni lo hacen por ayudar a nadie. Cuando los dirigentes realizan las funciones por sus propios intereses, es normal que nadie les siga, cuando piden solidaridad o ayuda mutua. Todo eso dificulta enormemente la unión de trabajadores y la participación de estos en los sindicatos.

  • Sindicatos de servicio: Los dirigentes sindicales dicen están luchando por resolver tu problema. Pero cuando todos tenemos el mismo problema, la única forma de solucionarlo es todos juntos y hacerlo por nosotros mismos.

  • Normas del estado para formar sindicatos: Cuando legalizan los sindicatos, es cierto que la ley les da determinados beneficios como protección ante el despido a los dirigentes, pero el cumplimiento de las normas que exigen para poder legalizarlo, son las que dificultan la unidad y la ayuda entre trabajadores. Estas normas pueden ser tener dirigentes y cargos remunerados, por ejemplo.

Cuando propones a algunos sindicatos acciones para apoyar a los trabajadores, te responden que si hacen eso perderían sus beneficios legales. Nos preguntamos para que existen esos sindicatos, si para tener beneficios legales o para apoyar a los trabajadores.

El estado es un instrumento de las empresas para mantener la explotación. Si permiten legalizar los sindicatos es porque saben que el cumplimiento de los requisitos para hacerlo dificulta la unión horizontal entre trabajadores, al exigir que haya dirigentes que decidan en nombre del sindicato, que no puedan ser sustituidos en mitad de un conflicto y que estos dirigentes tengan determinados beneficios con respecto al resto de los trabajadores.

Los sindicatos que cumplen con estas normativas no son ningún problema ni para el estado, ni para las empresas y dificultan las organizaciones horizontales a las que tienen verdadero miedo.

Los sindicatos con dirigentes golpean a la patronal como un martillo de goma. Los anarcosindicalistas, no queremos martillos de goma, queremos una unidad de trabajadores que golpe como combo de hierro. Pues somos los trabajadores los que hacemos todo lo que tenemos, y unidos podremos conseguir todo lo que queramos. Los empresarios necesitan trabajadores, pero los trabajadores unidos, no necesitamos empresarios.

  • Orientación finalista: No se pueden alcanzar unas finalidades políticas diferentes al mantenimiento del estado y de la explotación, si hacemos lo que indican las leyes que regula el Estado. El estado es manejado por los intereses económicos para el beneficio de las grandes potencias. En ningún caso el estado puede ser un instrumento para abolir la explotación. No creas cuando un sindicato con dirigentes te cuente una finalidad diferente de impedir la unión de trabajadores y mantener la explotación.

Recuerda que los trabajadores transformamos las materias primas en productos de consumo, somos los únicos productores de riqueza, y no debemos permitir ser dirigidos por líderes sindicales, políticos, ni empresarios.

La unión de trabajadores dentro de las empresas con el apoyo de las demás asociaciones obreras, debe ser la que nos emancipe del yugo de los parásitos que nos dirigen.

Pero es importante que estas uniones sean sin dirigentes, considerando a todas las personas de igual a igual, realizando las tareas por solidaridad con el sindicato y sin limitaciones legales.

De esta forma se puede conseguir todo lo que se plante.
Organizate y lucha.

En defensa de Kropotkin

En defensa de Kropotkin

En primer lugar felicito a las compañeras y compañeros que han decidido reorganizar la CNT de Murcia, circunstancia ansiada por algunas personas cuya moral no encuentra cabida en el panorama sindical actual.

Con respecto al espacio que aquí me ha sido concedido,a modo simbólico procedo a rescatar algunos viejos fundamentos. Unos cimientos ya conocidos para emprender la nueva -o muy vieja actividad que aquí nos atañe- Vuelvo a un clásico. Recupero el pensamiento kropotkoniano cuya literatura considero difícilmente quedará desfasada y condenada por el eje temporal. E intento tomar el legado que nos dejó el anarquista ruso para que visualizaramos nuestra realidad en todos sus niveles de profundidad. Más allá de la superficie. Trascendiendo los símbolos políticos y la escenografía geopolítica cuyos actores no voy a mencionar -son de sobra conocidos- Y dirijo la mirada hacia el tejido que se está conformando a lo largo y ancho del planeta.

¿Qué tienen en común los gestos vecinales coloreados de solidaridad que últimamente vemos y oímos, y las largas líneas de hormigas dibujadas en la tierra? El “apoyo mutuo” diría Piotr. La voluntad espontánea y humana de ayudar a la persona de al lado desinteresadamente. Porque ayudando a aquella o aquel que vive al lado construimos comunidad. Sin imposiciones sobrevolando dichos gestos. Lo que para muchas personas es quizás un principio muy “bonito” pero poco “práctico”, o religión para otras, o simplemente una “utopía”, para mi -si he captado bien el mensaje del biólogo ruso- es el motor de la historia. De esta manera entiendo que los grandes avances que nos han llevado hasta aquí han sido obra colectiva en la que el grupo, integrado en sí mismo, ha dispuesto ayuda para el o la que la necesitara, en función de sus capacidades también. Sea la caza prehistórica, que el desarrollo del lenguaje. Apoyo mutuo.

Como he dicho, motor de la historia. Aparato que ha permito al esclavo dar un salto y convertirse en siervo y este en asalariado -reconozcamos el avance, aunque mejorable- mas la historia no acaba aquí. Bajemos del palco narcisista en el que nos consideramos cúspide culminación de los procesos históricos. Todavía hay mucho por hacer. Y el asalariado o precariado tiene que volver a saltar los nuevos obstáculos. Y dejar atrás, espero, el fantasmagórico sendero neoliberal que, heredero de otras sombras, nos impuso la creencia de que el éxito se consigue con la competencia. Falso. La competencia destruye al ser social. La competencia aniquila la esencia humana.

Por esto mismo considero que los principios que subyacen tras las siglas de este sindicato no son una elección política ni un sendero para iluminadas e iluminados, sino que es parte de esa “esencia humana”. Nunca he visto tantos y tantas anarquistas como en esta época -los chivatos/as de balcón hacen ruido pero no son numerosos- No hay sindicatos ni partidos políticos en el frente de batalla. Hay vecinas, vecinos, trabajadoras y trabajadores, personas iguales. Miembros del mismo “equipo” que tras una eternidad de calamidades ha aprehendido a abrir una mano y cerrar la otra. Y esto necesita llegar al siguiente nivel: la organización, el espacio donde portar ese espíritu colectivo y hacerlo sindicato, quebradero de cabeza del Estado y el poder.

Reivindico el concepto del “apoyo mutuo” como salvaguardia de las heladas que congelan las sociedades actuales. Una antigua -y actual- idea que pertenece a nuestro interior y que hay que arrancar de entre la maleza capitalista que ha crecido en nuestros cuerpos y mentes. Y reivindico una organización donde, a modo de invernadero social, florezcan esas ideas de la mejor manera posible.

JB. Nicolás